LA AMENAZA POLÍTICA

Sabemos que todos los políticos son iguales. Hace años que hemos estado gobernados por partidos políticos de todos los colores y continuamos viendo como cada vez son mayores las desigualdades sociales; prevalecen los intereses económicos por encima de las personas y el planeta... Han tenido la oportunidad de mejorar este mundo y se han dejado comprar sirviendo a intereses propios, dado que todos somos humanos y hemos construido una sociedad con los pilares del “sálvese quien pueda”, “la riqueza siempre se poca” o “el dinero por donde pasan mojan” (o “bañan” según se dice donde vivo).
Y mientras ningún político es perfecto, todos los otros tienen de qué hablar, acusarle, exigirle, quejarse... esperando así su turno para gobernar y comer su trozo del pastel. Así, se lamen los dedos con las zulladas del que gobierna hoy porque mañana, después de éstos errores, la indiferencia de unos y el voto de otros acabarán haciendo que ocupen su lugar en el poder. Y entrarán otros iguales con los bolsillos llenos de promesas, con diferente nombre y collar, que sabran aprovechar la racha mientras dure para cambiar los “bonus” de las promesas por dinero con el que nutrir amigos y familiares y llenarse las arcas hoy por si no tenemos para mañana.
Pero ¿Qué pasaría si entrara a gobernar una persona que lo hiciera bien? Los políticos de siempre ya no tendrían cabida. Ya no podrían esperar que les invitasen a comer pastel porque su fiesta habría acabado. Esta otra persona, fácilmente sería reelegida una vez y otra, y excepto que fuera a entrar otra persona que aún lo hiciera mejor, o la anterior se cansará, ya no tendrían cabida los políticos que hemos conocido hasta ahora.
¿Te sumas al cambio? Deja de votar a los de siempre, que ya han tenido su oportunidad. Si los nuevos lo hacen mal, pide anticipar elecciones y vota por su recambio hasta que encontremos a quien nos merecemos como ciudadanía, ¿No?
LEER MÁS...

ERECCIONES MUNICIPALES

Nunca me había excitado la política. Me resultaba tediosa, poco atractiva y un sin sentido. Y ahora, a los 44 años, me veo leyendo el periódico o en la web o escuchando en la radio noticias sobre política, especialmente en el ámbito local. ¿Por qué este cambio? Lo más fácil de creer es que estoy  haciéndome mayor. Aunque también es porque he tratado de deshacerme de mis posibles prejuicios e ideas sobre lo que me parecía la política y me he dejado llevar por otras personas, llegando al punto de presentarme a las elecciones municipales, aunque sea por la cola y sin demasiadas posibilidades de resultar elegido.
¿Por qué lo he hecho? Porque he estado muchos años ejerciendo en el ámbito social tratando de dar lo mejor de mí a aquellas personas que han  encontrado dificultades en el su devenir por este mundo. Y veo que todos estos esfuerzos han sido añadidos para tratar de tapar mayores problemas estructurales de la sociedad. Entonces pensé que es necesario actuar de otra forma o desde otra posición.
Así y todo, aunque tengo muchas ganas de trabajar para hacer de mi entorno un espacio mejor para todas las personas, nunca me he sentido tan fuera de lugar como en este ámbito. Pienso que para resolver muchos de los problemas que nos afecten como ciudad, debemos unir fuerzas y trabajar todas y todos y para esto es necesario mucho respeto, diálogo, escucha, comprensión, análisis, creatividad, ... y por encima de todo, velar por los intereses de todas y cada una de las personas que viven en ella. Son elementos que he echado de menos con mi pequeña aproximación. La mayor parte de las palabras que he escuchado o leído, han sido para atacar lo que han hecho o han dejado de hacer otros partidos políticos o varios de sus miembros, convirtiendo la enorme responsabilidad que implica dirigir un pueblo en una atracción de circo.
Veo que somos una ciudad derrotada, que se chupa las heridas pensando con nostalgia en sus viejas glorias del pasado o en las fiestas. Si algo caracterizó a las personas que nos precedieron, fue su capacidad de unir: unieron cosas tan dispares como unas aceitunas con las anchoas en un escondido rincón de montaña donde precisamente carecían de anchoas y aceitunas. Unieron una mala orografía y difíciles accesos por carretera con la industria textil; la gente trabajadora, por aquellos momentos, hombres, mujeres, niños y niñas també se unieron e hicieron huelga para pedir mejores condiciones de trabajo ... Y ahora somos una ciudad derrotada, vencida porque está dividida. Y como se dice: divide y vencerás.
Tenemos partidos políticos que nacen como champiñones, fruto de la humedad y la descomposición. Alguien en nuestra ciudad dijo hace poco tiempo atrás que el bipartidismo (Lo del Barça-Madrid, para los que les suene más la terminología futbolística) va camino de terminarse. Entonces deberán pactar con otros grupos minoritarios, si es necesario, con el demonio, para conseguir el mayor nivel de poder posible.
Si a veces dentro de una misma familia se producen discrepancias por motivos diferentes o Incluso por herencias que terminen dañando la relación familiar, ¿Querremos pactar con aquellos que nos hacen la contra, que nos insultan, que han creado otro partido político, que han cambiado de color, que ven amenazado su estatus...? Yo pienso que no. Entonces posiblemente llegaremos a ver que obligados a pactos de conveniencia, todo acabará en divorcio y quizás lleguemos al mismo punto donde nos encontramos, una ciudad en la que ni se hace ni se deja hacer, continuando estancada y en caída.
Mucha gente votará a los de siempre porque como tenemos refranes para todo, rezarán convencidos lo de "más vale malo conocido que bueno por conocer" y porque al fin y al cabo, estas personas viven bien y los problemas son cosa de los otros. Otra gente dejará de votar porque prefieren el fútbol al circo. También habrá quien tendrá el convencimiento de que todos los políticos son iguales y echaran su voto a cualquier recién llegado extremista que diga defender cuatro intereses muy particulares como una manera de protesta ante a los de siempre ...
Es decir, después de las elecciones municipales es altamente probable que volvamos a quedarnos como estamos por indiferencia, por desavenencia, por insatisfacción, por desencanto ... Y los buitres continuaran dando vueltas en modo rotonda por encima de nuestros cabezas esperando que nuestra agonía, lo que por el momento afecta lo que algunos consideren una minoría, termine en gangrena y provocando la muerte, porque habremos elegido aguantar antes de cortar a tiempo. Así, a los buitres, que també tienen derecho a comer, podrán cebarse sobre los desechos.
Quizá preferimos utilizar la viagra del voto para provocar una erección en los penes flácidos y aburridos de los políticos envejecidos, que hacen siempre lo mismo con la cacerola de las ideas quemadas por la avaricia. Abrazaremos lo de siempre antes de buscar una herramienta diferente, con aires de cambios, nueva, con ganas, que ponga los hormonas en movimiento y pueda prescindir de la química artificial poniéndolos firmes a todos.
¿Podríamos unir todas nuestras diferencias y defectos por el bien común? ¿Habrá alguna manera en la que todas las personas que viven en esta ciudad puedan ganar?
LEER MÁS...

ANIMAL O SER HUMANO


En el mundo hay personas altas y otras bajitas; hay personas jóvenes y otras con mucha más edad; hay personas con una gran belleza física y otras que la tienen en su interior; hay personas muy formadas y preparadas y otras con mucha experiencia; hay personas que trabajan y otras que no lo hacen o ya lo hicieron; hay personas con mucho dinero y otras que no tienen mucho; hay personas con buenas palabras y otras con nobles intenciones; hay personas que conservan todas las partes del cuerpo y otras a las que les falta alguna; hay personas muy simpáticas y otras más serias ... Pero al fin y al cabo, todas estas personas forman parte del mundo y la sociedad en que vivimos.
Si seguimos observando este mundo, nos podemos dar cuenta que en la propia naturaleza, de la que en algún momento salimos, prima la ley del más fuerte y la supervivencia. Así, podemos ver que un animalito con alguna debilidad o desventaja, bien por la edad, limitaciones físicas, malformaciones, etc. queda a merced del hambre, las enfermedades, los depredadores e incluso en algunas especies, cae en el abandono de los suyos.
Si algo nos puede diferenciar bien los animales, es que los seres humanos no dejan atrás a ninguno de los suyos, sean como sean, tengan lo que tengan. Esto no es nada fácil porque de alguna manera seguimos mirándonos con recelo entre nosotros como si estos instintos animales todavía nos gobernaran. Miramos a la otra persona como la amenaza o la presa a devorar, el lastre, la competidora por el territorio, el rival que busca ser el macho alfa o conquistar a la hembra ...
Con esta misma actitud, fácilmente rechazamos los demás por su aspecto, por su estatus social, por su nivel cultural, por su manera de ser, porque no nos cae bien o piensa de manera diferente a la nuestra ... sin tener en cuenta ese ser humano; esa persona que hay detrás de todo esto, a la que no debemos excluir por lo que su genética o su entorno han acabado haciendo de ella.
Pero parece que mientras el ser rechazado les pase a los demás, no somos conscientes de la suerte que el resto tienen por haber podido nacer en un país desarrollado, tener una buena atención sanitaria, una educación, vivir en una casa con un grifo por el que sale agua, tener a quien nos quiera... Así fácilmente nos podemos creer mejor que esa otra persona que es bajita o gorda, que no tiene trabajo, que ya tiene mucha edad, que tampoco es demasiado simpática ... Cuando en realidad, todas y todos acabamos sentándonos en la taza del váter, aportando nuestra propia mierda al mundo.

LEER MÁS...

AFÁN DE LUCRO (2)

Vivimos en un mundo dominado por la economía, donde el dinero es el único valor y meta posible: todo tiene un precio, se mide por él y se desea o aspira a tenerlo, sin marcar tope alguno. La riqueza económica parece imparable y nunca se gana suficiente dinero. Así el dinero es nuestra torre de Babel con la que aspiramos lograr el imaginario tope del cielo, tope que a su vez siempre nos resulta inalcanzable y hace que quien lo maneja pretenda llegar más y más alto, queriendo más dinero, provocando alguna discordia por el camino.
Supongamos que una empresa produce tractores para la agricultura. El precio de un tractor pongamos que tiene un coste de fabricación de 50.000 monedas, coste con el que se pagan proporcionalmente por cada tractor nóminas de trabajadores, electricidad consumida en el proceso de fabricación, materias primas utilizadas, parte proporcional de los gastos ocasionados por la adquisición de las instalaciones, impuestos… A este coste, se le incrementa una cantidad que persigue ya un beneficio del empresario por la producción de ese tractor. Pongamos que se le cargan otras 20.000 monedas, alcanzando un precio de venta de 70.000 monedas. Aquí cabría reseñar que con una parte del beneficio del empresario, este puede invertir creando más fábricas y en la mejora del producto futuro, etc. pero la otra parte va a ir a sus propias arcas.
¿Pero qué pasa a continuación? Normalmente el productor no vende directamente el tractor, sino que utiliza concesionarios que hacen de intermediarios entre los compradores finales de ese tractor. Esos concesionarios también han de mantenerse. Han de pagar nóminas, publicidad, instalaciones, impuestos… Con lo cual vender cada tractor pongamos que les ocasiona un gasto de 5.000 monedas más. Además de eso, también quieren obtener un beneficio, con lo que incrementan el precio pongamos que en otras 5.000 monedas más. De este modo tenemos que el tractor tiene un precio de venta al público de 80.000 monedas.
Obviamente el agricultor no dispondrá de esta cantidad de monedas con las que asumir el coste del tractor. Por ello acudirá a un banco para hacer un préstamo. Siguiendo con la misma mecánica anterior, el banco ha de pagar a sus empleados, instalaciones, impuestos… con lo cual pongamos que por la concesión de ese crédito ha de cargar otras 5.000 monedas. Pero por supuesto que el banco también querrá obtener beneficio con la operación, con lo cual le cargará al agricultor un interés de otras 40.000 monedas, más un seguro adicional con el que cubrir su impago en caso de muerte del agricultor. Así el agricultor finalmente acabará pagando 125.000 monedas por el tractor, más la prima del seguro. Esto es más del doble de lo que vale el propio tractor.
Ese agricultor ha de cubrir el coste del tractor, su mantenimiento, el combustible necesario… y además a de comprar las semillas para cultivarlas, el agua para su riego, los abonos, su vivienda, su coche, su propia comida, la luz que consume en casa, el teléfono, etc. Todas esas otras empresas que suministran todo lo necesario para el cultivo y la vida del agricultor, igualmente habrán ido incrementando sus costes por el camino: materias primas, elaboración, transportes, gestión, nóminas, impuestos… a lo que cargarán otros deseos de beneficio que incrementarán notablemente lo que paga el agricultor para poder seguir adelante en su oficio y su vida.
Pongamos ahora que para cubrir todos esos gastos que tiene el agricultor, su producto, en este caso la unidad de manzanas, que tiene la suerte de producir muchísimas, tantas que puede asumir los costes que ha pagado y el afán de lucro de cada una de las partes implicadas en el proceso, y que además todas las condiciones ambientales han sido favorables, sale a un precio de 10 céntimos. Pongamos que ahora ese agricultor también quiere cargar un pequeño beneficio con el que hacer frente por ejemplo a los estudios de sus hijos, con lo que se lleva un beneficio de 1 céntimo por cada caja de 10 kilos de manzanas.
Claro está que el agricultor no suele vender directamente el producto porque ya ha tenido bastante trabajo con el suyo y no puede dedicarse a atender a un mercado tan amplio. Aquí el agricultor contacta con la cooperativa. Esta igualmente ha de pagar las instalaciones, nóminas, transporte, luz, cadena de envasado, impuestos… Con lo que el precio de la manzana alcanza los 11 céntimos, más otro incremento por deseos de beneficio de 1 céntimo adicional, alcanzando sí el precio de 12 céntimos por manzana.
A la cooperativa le compran diferentes distribuidores que igualmente han de pagar sus nóminas, transportes, publicidad… que incrementan el precio de la manzana en otros 2 céntimos más el beneficio que esperan obtener, que asciende a 10 céntimos, alcanzando de este modo el precio de 24 céntimos. El supermercado o tienda ha de asumir ese precio de la manzana y cubrir el coste de sus empleados, instalaciones, cámaras frigoríficas, luz… con lo cual incrementa el precio de la manzana en otros 3 céntimos más 10 de beneficio que esperan obtener con su venta. 
De este modo, el consumidor final, una persona como tú o como yo pagará 37 céntimos por una manzana, más del triple de lo que realmente cuesta, más otros dos por la bolsa con la que se las llevará a casa.
Tenemos que hemos pagado por la manzana más del triple de lo que cuesta su producción y por el camino muchas de las empresas que han permitido que podamos disfrutar de una manzana se han llevado beneficio de ello.
Pero claro está. Nunca se gana suficiente. Esas empresas no conformes con ello, buscan abaratar sus propios costes para conseguir mayor beneficio, con lo que han decidido que el precio de la manzana en origen ha de ser de 7 céntimos, con lo que el agricultor empezará a tener pérdidas o tendrá que producir más barato con la compra de una materia prima más barata o de menor calidad. Si no puede con ello, las manzanas se importarán de otros países en los que salen más baratas porque allí el coste de la vida es menor. También abaratarán las nóminas que pagan a sus empleados y tratarán de evadir unos impuestos, que el gobierno acabará incrementando por otro lado para poder mantener a todos los políticos. El consumidor ahora pagará 50 céntimos por la manzana, porque con eso de la crisis, “TODO” está más caro.
¿Y si ahora trasladamos este esquema a nivel global con todo aquello que producimos? Desde la obtención más básica, como el hierro con el que se va fabricar el tractor. Y no sólo un tractor: móviles, coches, combustibles, ladrillos, casas, muebles…
¿Nos parece un modelo sostenible? Todo afán de lucro o deseo de dominar a los otros es un modelo sumamente caro, que atenta contra los demás y contra los recursos naturales del propio planeta. ¿Nos beneficia a todos? ¿Vamos a permitir que se perpetúe?
LEER MÁS...

INTEGRACIÓN SI, PERO HASTA AQUÍ


Recuerdo que cuando empecé a trabajar en el ámbito social lo hice con ilusión, creyéndome de verdad aquello de la integración y ser como una especie de superhéroe para ayudar a los demás. Así pues, no dudé en llevar a mi casa a las personas que estaban necesitando de los servicios de una ONG, que estaban fuera de su entorno, que tenían diversos problemas en sus vidas y que eran tratadas desde detrás del muro de la caridad y la compasión, marcando la diferencia entre el “tu” y el “yo”, el “usuario” y el “profesional”. Compartí alguna cena o les dejé unas bicis para hacer una excursión.
Pronto me dijeron que aquello no era profesional y padecí las consecuencias de aquella decisión inicial cuando estas personas acudieron a mi casa buscándome a horas intempestivas. Me lo pasé por mis manos. Por este motivo pensé que tenían razón, que no era profesional y dejé de hacerlo. Aparecieron los móviles y cometí el mismo error. Les di mi número de teléfono por si necesitaban localizarme y vaya que lo hicieron, a las 3, las 6 de la madrugada… Algunos para expresar su enfado, otros porque no tenían a nadie con quien hablar o en quien confiar. Tuve claro que con apagar el teléfono, poner el modo avión o contestar sólo si de verdad lo quería zanjaba el problema, pero admito que me apetecía descolgar el teléfono y saber qué pasaba, aunque fuese una tontería de lo más absurda y me molestase por las horas de comunicarla.
Tampoco me importó presentarles a mi familia, que hacen quien soy, que me dan apoyo, que me proporcionan calor y una alegría que me gusta compartir, pero nuevamente me volvieron a decir que tampoco era profesional y aquí no me dieron explicaciones porque no llegó a tratarse abiertamente el tema. Pienso que quizá sea por aquello del secreto profesional, cuando son personas que han estado de profesional en profesional contando todos los pormenores de sus vidas y estas son como ese secreto que comparten con nosotros diciéndonos “no se lo digas a nadie” pero que realmente acaba sabiéndolo todo el mundo. Mi familia y yo no tenemos nada que contar sobre sus vidas porque ya tenemos bastante con las nuestras.
También he de decir que soy persona emotiva, que hablo alto, directo y claro y esto admito que es uno de mis mayores defectos o rasgos de la personalidad que me afectan a nivel personal y profesional. Así, en algunas ocasiones he levantado la voz a esas personas que atendía cuando no estaban haciendo bien las cosas porque yo me esforzaba, no sabía que más hacer por ellos y me sentía dolido. Esto tampoco era profesional.
A menudo he dejado a mi familia y mi vida personal para llevar a estas personas con mi coche al trabajo que acababa de salirles en una población vecina, para recogerlos de la estación o permanecer en la sala del hospital esperando saber de ellos, incluso cuando alguno se estaba disponiendo para dejar este mundo y ahora cuestionaban si se estaba aprovechando suficientemente mi horario.
Igualmente me pidieron que fuese honesto, que dijera si realmente era rentable mi tiempo de trabajo, precisamente a mí, a quien la inactividad le corroe, que no se me da bien estar parado, que perfectamente he sido capaz de trabajar once horas en una fábrica metalúrgica y sé lo que es trabajar de verdad; que he estado a gusto con compañeros que se relajaban más en sus tareas y esto me permitía hacer más a mí.
Después de tantos años, me han cuestionado si me importan las personas. Si se pueden permitir estos errores. Me duele. Ahora me pregunto acaso si ser profesional es ser alguien frío, inhumano, distante, que marca límites y barreras y a su vez paradójicamente dice creer en la integración, porque si es así, creo que prefiero ser persona antes que profesional.
Y para colmo, han sabido decirme esto con muy buenas palabras, muy asertivamente, de manera verdaderamente profesional, no como yo, que no habría sabido decirlo sin ponerme nervioso, sentirme molesto y levantar la voz. Ahora también me pregunto para qué sirve la asertividad si no conocemos a la otra persona.
Me apasionaba mi trabajo. Ahora pienso que debo buscarme otras pasiones.
Me parece que vivimos en un mundo lleno de contradicciones y eso de la integración es otra más de las excusas que como el fútbol, la política o la religión sirven para mover mucho dinero.
LEER MÁS...

APASIONADO


Buscando definiciones sobre la pasión, podemos encontrar que es una emoción manifestada como un sentimiento muy fuerte hacia una persona, tema, idea u objeto. Es una emoción intensa que engloba el entusiasmo o deseo por algo. El término también se aplica a menudo a un vivo interés o admiración por una propuesta, causa, actividad u otros. Igualmente encontramos que es la afición vehemente hacia algo o la inclinación muy fuerte de alguien hacia otra persona. En el primer caso, hace referencia a la necesidad de hacer algo porque existe una fuerza interna que mueve al individuo a hacerlo, sobre todo está vinculado con una vocación artística. En el segundo ejemplo, la pasión está más bien asociada al amor y a la atracción sexual. Dos personas apasionadas dejan de lado la racionalidad y se comportan de manera emocional. En otras palabras, la pasión es liderada por el corazón y no por el cerebro.
Atendiendo más o menos a estas definiciones, yo me considero una persona apasionada en casi todo lo que hago, pero aunque quizá sea movido por el corazón, también he de anotar que soy bastante cerebral. Me gusta mucho reflexionar, pensar, analizar todo tipo de situaciones, no obstante, en mi caso a menudo esto comporta tiempo y tranquilidad para hacerlo puesto que es donde mejores resultados se obtienen. En cambio, si no existe este tiempo para la reflexión, si es algo que a mi entender requiere una reacción inmediata, es cuando las palabras son atropelladas por mis nervios y quizá no me exprese de la mejor manera posible. Aquí he de anotar que mi timidez también hace que sea una persona poco decantada por la oratoria si no es un tema que conozca bastante bien.
Si rebuscamos un poco más entre las definiciones, también podemos encontrar otras con una connotación más negativa relacionada con el sufrimiento, pero aquí he de decir que este no es mi caso.
La mayoría de las personas, cuando hablan de ser apasionados se refieren al amor, al sexo, a la relación de pareja. Ser apasionados está emparentado al corazón, al alma. Y cuando decimos que a una relación le falta pasión, entendemos que esta empieza a marchitarse. Pero más allá de una relación de pareja, la pasión es algo muy importante en nuestras vidas. Sin apasionamiento los padres de las naciones no hubiesen hecho sus contribuciones. El arte no existiría, los poetas, escritores y literatos no nos hubieran legado sus maravillas. Historiadores y científicos no harían sus aportes a la humanidad.
Si eliminamos la pasión perdemos el disfrute de estar enamorados, la sensualidad y la voluptuosidad del sexo, el goce de la belleza, la satisfacción de hacer el bien, el agrado y el regocijo de crear, la dicha de luchar por la paz, la diversión, la ventura, la felicidad.
Para ser claros, a mi parecer tenemos que ponerle a todo cuanto hagamos en la vida tantas ganas o interés como podamos ponerle, por ejemplo al sexo, a ver el fútbol o a comer dulces, es decir, las mismas ganas que le pondríamos a todo aquello que nos gusta mucho. Quizá haya momentos en los que el arrebato nos lleve a una rápida acción desenfrenada, pero disfrutaremos más dedicándole tiempo, sin prisas, con serenidad, pensando bien en lo que vamos a hacer o estamos llevando a cabo. Si por el contrario no ponemos ganas a cuanto vayamos a emprender, estaremos marchitos; nos perderemos el disfrute, no habrá ilusión y no saborearemos la satisfacción, el placer y la felicidad que produce hacer las cosas bien, con ganas, con ilusión.

Trayendo ahora algunas de las connotaciones negativas de la pasión, es importante saber que si excluimos la racionalidad, la pasión nos puede lleva al sufrimiento, al dolor, o peor aún, a veces nos arrastra a un lado oscuro de ella: a la lujuria, al crimen "pasional", a la desgracia y al infortunio.
LEER MÁS...

FUNCIONAMIENTO DEL NUEVO DISEÑO DE MIS BITÁCORAS

Recientemente he actualizado el diseño de cada una de mis bitácoras de modo que todas poseen la misma estructura diferenciándose por los colores de la cabecera, la barra lateral y el pie de la página.
Así pues, en la vista de escritorio podemos encontrar los siguientes elementos:
  • BOTÓN INICIO: que nos lleva directamente a la página principal del blog tras visitar cualquier entrada concreta.
  • BOTÓN INFORMACIÓN: donde se muestra información sobre los orígenes del blog, finalidad o días y horario de las publicaciones.
  • BOTÓN CONTACTO: que nos abre el formulario para contactar con el autor.
  • BOTONES DE PERFILES DE REDES SOCIALES: desde los que accedemos a los perfiles del autor en las redes sociales más populares.
  • BOTÓN PARA AÑADIR A FAVORITOS O MARCADORES: que nos permitirá guardar la dirección de la página visitada en nuestros favoritos (Internet Explorer) o que nos avisará de las teclas que hemos de pulsar para guardarlo en nuestros marcadores (Firefox, Chrome...)
  • BOTÓN DEL FEED DEL BLOG: que nos permitirá suscribirnos a su canal de publicaciones para leer las entradas desde nuestro lector de feeds (tipo Feedly o Flipboard) según se vayan publicando.
  • BOTÓN PARA EL ACCESO A BLOGGER: que permite acceder a blogger para crear o editar tus propios blogs
  • BOTÓN DE ENLACES: desde el que accedemos a una página con los enlaces más relevantes acordes al contenido publicado en el blog u otros que el autor considera útiles.
  • CUADRO DESPLEGABLE DE BÚSQUEDA: en el que intoducir las palabras que queremos buscar dentro del blog
A continuación encontramos el menú principal:
En el que podemos ver las pestañas siguientes, algunas de ellas con una lista desplegable:
  • CONTACTO: desde la que accedemos al formulario de contacto o el perfil de Google+ del autor
  • LIBROS: desde el que podemos acceder a los libros escritos por el autor en castellano o en vamenciano
  • BITÁCORAS: desde donde accedemos a cualquiera de las bitácoras del autor
  • PERSONAL: que nos muestra las entradas de la página principal del autor etiquetadas con esta palabra.
  • NOTICIAS: que muestra las entradas de la página principal del autor o de la bitácora que estamos visitando etiquetadas con esta palabra
  • EVENTOS: donde nos muestra un calendario con eventos creados por el autor
  • ENCUESTAS: donde podemos ver los diferentes cuestionarios de la página principal del autor o de la misma bitácora visitada con preguntas relacionadas con su contenido

Debajo del menú principal, nos encontramos con la cabecera y con la foto del autor:
  • FOTO DEL AUTOR: desde la que accedemos a la página principal del autor y una breve reseña del mismo. Puede parecer algo muy narcisista, pero en realidad pretende hacer visible al autor y su trabajo, al mismo tiempo que denota que no tiene nada de lo que esconderse o avergonzarse. Si la foto está a la derecha, indica que la bitácora sigue teniendo publicaciones. Si esta se encuentra a la izquierda, indica que la bitácora ya está concluida.
  • CABECERA: donde se muestra una portada de la bitácora que nos lleva a su página de inicio o que a su vez también puede ir mostrando otras portadas a modo de publicidad del trabajo del autor y que nos llevarán a ellas.

El cuerpo principal del blog nos muestra un resumen y las miniaturas de las últimas entradas publicadas:
En la barra lateral izquierda podemos encontrar los perfiles del autor en las principales redes sociales:
Debajo de los perfiles de las redes sociales aparece una animación que permite visualizar las últimas publicaciones del autor en su página principal:
También encontraremos la posibilidad de suscribirnos a las publicaciones de la bitácora visitada introduciendo nuestro correo electrónico para recibirlas en él.
Debajo encontraremos enlaces a otros perfiles del autor:
Y por último encontraremos una presentación de imágenes de las portadas de los libros del autor que nos llevarán a sus correspondientes fichas informativas.
En el pie de la página, encontraremos los siguientes elementos:

  • CÓDIGO QR: que nos muestra el correspondiente código QR que permite acceder a la dirección de la bitácora tras escanearlo desde la pantalla del ordenador con la correspondiente aplicación del móvil.
  • SITE DEL AUTOR: que nos lleva al site en el que encontrar enlaces y archivos de las diferentes bitácoras del autor
  • FEED DEL BLOG: que nos permitirá suscribirnos a su canal de publicaciones para leer las entradas desde nuestro lector de feeds (tipo Feedly o Flipboard) según se vayan publicando.
  • AÑADIR A FAVORITOS O MARCADORES: que nos permitirá guardar la dirección de la página visitada en nuestros favoritos (Internet Explorer) o que nos avisará de las teclas que hemos de pulsar para guardarlo en nuestros marcadores (Firefox, Chrome...)
En la vista móvil, encontraremos también los siguientes elementos:
    Entre los que a diferencia de la vista de escritorio, tenemos acceso a las diferentes páginas del blog en PESTAÑAS y destacamos también la posibilidad de compartir en las principales redes sociales, o compartir en otros medios.
    Es aquí, en los otros servicios, entre los que haciendo un recorrido y buscando por orden alfabético, encontramos también la posibilidad de compartir por WHATSAPP.
    LEER MÁS...